viernes, 21 de octubre de 2011

Evil Ed

Titulo Original: Evil Ed
Año: 1995
Duración: 90 minutos aprox.
Nacionalidad: Sueca
Color

Dirección: Anders Jacobsson
Producción: Göran Lundström
Guión: Anders Jacobsson, Göran Lundström y Christer Ohlsson
Fotografía: Anders Jacobsson
Montaje: Doc (¿?)
Reparto: Johan Rudebeck, Per Löfberg, Olof Rhodin, Camela Leierth, Gert Fylking y Cecilia Ljung



Tras el suicidio del montador de European Films encargado del departamento de Splatter y Gore, el trabajo de reeditar la extensa serie de películas Extremidades Perdidas para los mercados europeos más restrictivos, recae en Ed, un montador mojigato que desaprueba totalmente ese cine. Tras unos días trabajando en su moviola empezara a tener alucinaciones relacionadas con las películas en las que esta trabajando.

Evil Ed es la opera prima del, habitualmente, director de fotografía sueco Anders Jacobsson que, por el momento solo ha dirigido dos largometrajes, este que nos ocupa y la reciente Insane, que no he tenido el gusto de ver. Rodada con un presupuesto de unas 250.000 Coronas, unos 27.500€, y estrenada en el Festival Internacional de Estocolmo, tuvo serios problemas con el órgano censor sueco, activo hasta el año 2011(increíble), y no llego al circuito comercial hasta el 97, pasando, por lo general, directamente a vídeo fuera de las fronteras suecas, convirtiéndose en una película de cierta fama e, incluso, de culto entre ciertos círculos.



La cinta hace de la referencialidad, el soft-gore y su premeditada comicidad, su razón de ser, tomando como principal referencia a Sam Raimi y su saga Evil Dead. No, el parecido fonético no es casualidad. Toda la película es un constante homenaje a sus hermanas mayores del genero, desde los ovbios carteles: Terrorificamente Muertos, La Mosca, Critters, El Príncipe de las Tinieblas o, incluso, El Cabo del Miedo. Las escenas que recuerdan a otros films: Halloween, Gremlims, Reanimator o Psicosis. O las frases sacadas directamente de otras películas: La Noche de los Muertos Vivientes o Taxi Driver. No me extrañaría que todas estas películas hubieran sido prohibidas o recortadas por el órgano censor sueco, al que la película pretende criticar, de ser así su inclusión en el film es una nota de humor interno muy interesante.

El problema de Evil Ed es que, aunque es honesta y esta hecha con cariño, falla constantemente en todos sus apartados y acaba por desaprovechar una premisa, a priori, interesante. No solo eso, si no que sus carencias, evidentes ya en la primera mitad del film, se agraban mucho, muchisimo, en la segunda. El guión hace aguas y se saca situaciones de la manga para proporcionar victimas a Ed, sin mencionar los diálogos, las únicas frases buenas son las robadas de otras películas. La realización, que tiene como referencia a Sam Raimi, esta muy lejos de conseguir sus mismos resultados y se torna ridícula antes que extraña, cómica o inquietante, adjetivos que se pueden aplicar a Raimi, a veces, incluso al mismo tiempo. en cuanto a los actores, cumplen, como mucho. Puede que a excepción de su protagonista, que si logra destacar del resto. Aunque, en realidad, lo único que realmente se salva son la fotografía y los efectos, que andan bastante bien para un proyecto de semejante presupuesto.



Pese a todo lo dicho, encuentro Evil Ed interesante. Aunque supongo que se debe a que su protagonista es editor, profesión que comparto, y me resulta encantador verle trabajar con la moviola, aparato que yo no he llegado a utilizar (cosas de la era digital). Además, me hace gracia la reflexión de la película, y es que coincido en que todos los montadores acabamos grillados, sobre todo cuando trabajamos muchas horas, solos, a oscuras y con material que nos desagrada. He trabajado en televenta, así que se de que hablo.

Lo mejor:
  • El plantemiento de la película y el cariño que se le ve al proyecto.
Lo peor:
  • Que hace aguas por todas partes y, al final, de gracia tiene poca tirando a nada.






















El trailer: